viernes, 28 de septiembre de 2012

¡ HERMANO VUELVE!




Cuando los hombres caen ¿Acaso no se levantarán? Cuando uno se desvia ¿Acaso no vuelve al camino.? Jeremias 8:4

                                                                        Si tu corazón fue sincero, si creistes en verdad tú te levantas, unges tu rostro y vuelves a la iglesia donde creistes por primera vez. O donde el Señor te puso a que te congregaras. El amor y el cariño de tus hermanos va hacer mejor aún ¿Por cuánto tiempo estuviste ausente de tu congregación? ¡Bah! No importa eres bien recibido y el amor (ágape) entre los hermanos se hara más patente hacia ti.
Ahora hay que cuidarte, mimarte y fortalecerte para que no vuelvas a tropezar. El camino del cristiano no es fácil esta lleno de baches, es como dijo Pablo que hasta de los mismos hermanos había recibido desaires, pero él siguió hacia la meta hacia el final y sin embargo le pareció no haberlo alcanzado. Queria partir con Cristo, nuestro Señor y Dios, pero el lo necesitaba para el trabajo que le había impuesto. Las iglesias son comparadas por Timoteo, con una casa grande donde hay utensilios unos para honra otros para deshonra. El trigo y la cizaña la cúal en el gran dia del Juicio, ambos serán recogidos en la gran siega. ¿Acaso fue alguien de su iglesia que le metió una zancadilla y le hizo caér? ¿O se puso usted a ver los miles de defectos que existen en los hermanitos en la iglesia?. Entonces déjeme decirle que Jesus, no echa afuera a nadie, pero el enemigo si, el lo quiere ver salido, fuera de la congregación y lo pone a mirar los defectos de los hermanitos y como se dice que la iglesia es perfecta usted frunce la nariz y ¡Humm!. Pero es perfecta por que Cristo, la perfeccionó a través del velo de su sangre y a si la vé su Padre. ¡Perfecta!
Cuando aquella mujer pecadora fue llevada ante Jesus, para que la condenara. Y tenia que hacerlo por que uno de ellos dijo:  “La hemos encontrado en el propio acto del adulterio”

Encontrar a una persona en el propio acto de adulterio, no se hace por pura casualidad. Tenian que estarla espiando, montándole una caceria para poderla agarrar en el propio acto sexual con quien no era su marido, entonces ellos presenciarón el propio acto sexual, vierón la desnudez de la mujer la desnudez del hombre por que  tenían que interrumpirlo  para poder traerla a los pies de Jesus. Todo hecho con premeditación y alevosía. Y tomando en cuenta toda esta serie de alegatos dice la Biblia que el maestro de Galilea, comenzó a escribir en el suelo con su dedo. El mismo dedo que alla en el Sinai, escribió los mandamientos. Se paró y dijo:

___¡ EL que este sin pecado que arroje la primera piedra!

Alli en aquel sitio no quedó nadie. En las iglesias cristianas es igual miré lo que dice Pablo: ¿No sabeis que los injustos no heredarán el reino de Dios?. No erréis; ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adulteros,, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los estafadores heredarán el reino de los cielos. Y esto erais algunos de ustedes que están allí en la iglesia, pero ahora habeis sido santificados, ya habeis sido justificados por la sangre de Cristo” (parafraseado) A si que hermano querido, ¿Por qué dejastes el camino?  Puedes volver a el  ¿acaso no se levantará el que caé? ¿Acaso no volverá al camino? Dice Jehova Dios, a través del profeta Jeremias. Alli está el padre del hijo pródigo con sus brazos extendidos, esperando que el vuelva. Dios entiende nuestras debilidades, Jesus, tuvo que pasar por ella murió como humano por eso llamá ¡Venid los que estais trabajados y  cargados, venid a mi y yo os haré descansar.

Este domingo Jesus, estará como siempre esperándote en la puerta del local de tu iglesia. Y va hacer un dia de gozó para los demás hermanos cuando te vean de la mano de Jesus, volver de nuevo al redil.


                                                        ¡Aleluya hermano! Gran alegría y gozo hay en los cielos cuando un hermano se arrepiente y vuelve de nuevo a su casa, una morada en los cielos. ¡Ah no te olvides de la familia!

                                                                                                 Amen